FAQ – Preguntas frecuentes

¿Se puede beber?

Sí que se puede beber y además es muy recomendable como complemento mineral. Pero en ningún caso es sustituta del agua dulce y no se consume del mismo modo.

 ¿Por qué beber Agua de Mar?

Debido a su composición el agua de mar es un nutriente excelente. Su pH alcalino y su gran riqueza mineral en la que se encuentran todos los elementos de la superficie terrestre, hacen del agua de mar el mejor alimento a nivel celular.

¿Cómo beber Agua de Mar?

Para beber agua de mar hay que tener en cuenta que es cuatro veces más salada que nuestro organismo. Sabiendo esto podemos beberla tal cual nos la ofrece el mar (hipertónica) en pequeñas cantidades para que no nos produzca deshidratación. O bien hacerla isotónica rebajándola con agua dulce en una proporción de 1:3 (25% agua de mar y 75% agua dulce) para conseguir una salinidad como la de nuestro cuerpo (9g de sales por litro).

¿Cómo la obtengo?

Si se tiene la posibilidad lo mejor es cogerla directamente del mar siempre utilizando el sentido común tal y como se explica en el siguiente enlace:

http://www.aquamaris.org/como-abastecerse/

Si no se goza de este privilegio siempre queda la opción de comprarla. En el siguiente enlace hay una lista de empresas que comercializan agua de mar.

http://www.aquamaris.org/como-abastecerse/empresas-am/

¿Está contaminada el Agua de Mar?

Lamentablemente vivimos en un mundo contaminado; desde los alimentos que consumimos hasta el aire que respiramos y el mar no se libra. Pero a diferencia de la atmósfera, el suelo y las aguas continentales el mar tiene unos extraordinarios mecanismos de autodepuración:

  • Su alta salinidad: al contener una media de 35g sales/litro hace que la gran mayoría de los patógenos de origen terrestre no sobrevivan en un medio cuatro veces más salado que el suyo.
  • Los microorganismos: se encargan de comerse todo lo que va a parar al mar; hay que darle las gracias sobre todo a los autótrofos (productores primos) que son los que convierten la materia inorgánica (carburantes, aceites, químicos, etc.) en materia orgánica asimilable por los demás organismos.
  • Las corrientes: no solo dispersan la suciedad que acaba en el mar sino que además lo homogeneiza todo.

¿Y los metales pesados?

Es cierto que el agua de mar contiene metales pesados. La cuestión está en la cantidad. Teniendo en cuenta que las autoridades sanitarias no ven perjudicial la cantidad de metales pesados que contienen pescados como el atún (que se pasan años procesando agua de mar 24 horas al día y acumulando estos metales en sus grasas y fibras), es ridículo pensar que bebiendo alrededor de 250 ml. al día podamos ingerir cantidades perjudiciales de metales pesados. Necesitaríamos varias vidas para acumular los mismos metales que acumula un salmón o un atún.

¿Es mejor filtrada, o sin filtrar?

Cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Por un lado el agua filtrada no contiene microorganismos, por lo tanto resulta muy difícil que se corrompa. Por otro lado el agua sin filtrar, al contener millones de microorganismos (hasta un millón y 4.000 especies distintas en un cm3), nos aporta minerales en estado orgánico, que son mucho más asimilables para nuestro cuerpo. Además, la ingesta de estos microorganismos también nos aporta vitaminas, proteínas, aminoácidos, lípidos, etc. Por lo tanto el aporte nutritivo del agua sin filtrar es mayor que el del agua filtrada, pero con el inconveniente de que no está garantizada la ausencia de patógenos y la durabilidad dependerá en gran medida de la cantidad de microorganismos que contenga y de cómo se conserve.

¿Cómo la conservo?

Tanto si es agua filtrada como sin filtrar, lo más aconsejable es hacerlo en un lugar oscuro y fresco. Y siempre que se pueda en envases de vidrio.

¿Cuánto tiempo dura?

El agua filtrada tiene muchísima duración ya que no contiene ningún tipo de materia viva y al ser salada se conserva en perfecto estado.

Con el agua sin filtrar es otra cosa; depende de la cantidad de microorganismos que contenga, la exposición a la luz solar y la temperatura entre otros factores. Su duración puede oscilar entre las dos semanas e ilimitada.

En cualquier caso un muy buen indicador para saber si está en mal estado es el olfato, si la vista no percibe nada raro. Si desprende un olor desagradable o parecido al pescado recomendamos tirarla e ir a por más

¿Cómo afecta a la presión arterial?

Existen algunos estudios como el que han realizado Laboratorios Quinton juntamente con la Universidad de Alicante. Sus resultados determinan que la ingesta diaria de agua de mar hipertónica no produce alteraciones en las cifras de tensión, tanto sistólica como diastólica.

La Dra. Mª Teresa Ilari es Directora de la Clínica Santo Domingo de Nicaragua; tiene más de 10 años de experiencia en tratamientos con agua de mar. Ella afirma que alrededor del 95% de los pacientes hipertensos que trata con agua de mar dejan de medicarse.

La tensión arterial está directamente relacionada con el sodio, un elemento muy abundante en el agua de mar. Pero éste no actúa igual cuando está solo que cuando se encuentra en equilibrio con más de 80 elementos, especialmente el potasio y el magnesio.

¿Daña los riñones?

Consideramos como mejor respuesta la que ofrece la Dra. Ilari en una entrevista: “El propio René Quinton descubrió hace ya cien años que el agua de mar activa el funcionamiento de las células renales o nefronas al igual que el resto de las células de nuestro cuerpo. Y nosotros lo hemos demostrado clínicamente en Nicaragua con enfermos de insuficiencia renal crónica que ya casi no orinaban porque tenían los riñones paralizados. Hemos constatado que al comenzar a beber pequeñas cantidades de agua de mar,  ya que en estos pacientes tenemos que ir con cuidado con la cantidad que ingieren, los riñones empiezan a funcionar y el paciente a orinar. Por lo que respecta a la creatinina, parámetro de laboratorio que cuantifica el mal funcionamiento renal ya que la cantidad se eleva cuando el riñón está paralizado, tras tomar agua de mar durante varios meses esa cifra empieza a bajar gradualmente. Hemos tenido varios casos en Nicaragua en los que incluso se ha normalizado por completo.”

¿Puede causar deshidratación?

Sí. Al ser cuatro veces más salada que nuestro cuerpo es fácil provocar una deshidratación. Para evitarla hay que tomarla en pequeñas cantidades si es hipertónica o bien hacerla isotónica.

¿Puede causar diarrea?

Sí. La diarrea es una de las formas de deshidratación. Cada vaso de agua de mar en los intestinos, atrae gran cantidad de agua extra intestinal para neutralizarla, provocando la anegación de los intestinos y la consiguiente diarrea. Aunque se puede provocar este efecto de forma controlada para hacer una limpieza del sistema digestivo.

¿Cura alguna enfermedad?

Sí y no. Cura tanto como el comer bien y hacer ejercicio. Lo que hace el agua de mar es aportarnos la materia prima para que nuestro cuerpo funcione correctamente. Es como decir que el aceite, el agua refrigerante, el líquido de frenos o el engrase arreglan el coche, cuando lo que hacen es mantenerlo en buen estado para que no se estropee. Lo mismo ocurre con el agua de mar.

¿Hay contra indicaciones?

Solo una, no abusar. Hasta lo más bueno es malo en exceso.

¿Qué cantidad se recomienda al día?

Entre 10ml y 250ml al día, pero es solo una medida orientativa. Cada persona es distinta y no todos necesitamos la misma cantidad. Lo mejor es dejarse guiar por el instinto, igual que hacemos con el agua dulce o la comida. Pasar  del medio litro diario es excesivo para la mayoría de la gente, aunque en muchos tratamientos se llega a esta cantidad.

.¿Otros usos?

Cocina, agricultura, ganadería, higiene, cosmética…

¿Dónde obtener más información?

www.aquamaris.org

www.oceanplasma.org

http://doylet.org/aguaDeMar/#tope

https://elaguademar.wordpress.com/

http://www.amigosdelaguademar.org/

Bibliografía recomendada

L’eau de mer. Milieu organique. René Quinton

Cómo beber agua de mar. Mariano Arnal

La mejor sal, agua de mar. Mariano Arnal

El plasma de Quinton. André Mahé

7 Días en el mar sin agua y sin comida. Mariano Arnal

La dieta del delfín. Ángel Gracia

El poder curativo del agua de mar. Ángel Gracia

Le dispensare marin. Jean Jarricot

Agua de mar, energía para la agricultura. Maynard Murray

 

 

 

 


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail